English     Espanol
Centros de Atención
  • Registro
Home  //  Servicios Cirugia  //  Reemplazo total de la rodilla

Si su rodilla esta severamente dañada por la artritis o los traumatismos puede ser muy difícil para usted realizar actividades sencillas como caminar, subir y bajar escaleras. Usted puede aun comenzar a sentir dolor mientras esta sentado o acostado.

Si los medicamentos, el cambio en su nivel de actividad y el uso de soportes para caminar no le son ya de utilidad usted podría empezar a considerar someterse a una cirugía de reemplazo total de rodilla la cual permite resecar y extirpar las superficies articulares dañadas o desgastadas lográndose de esta manera el alivio del dolor, corregir las deformidades en sus piernas y ayudarlo a retomar nuevamente sus actividades normales.

Uno de los avances mas importantes en cirugía ortopédica de este siglo, como lo es la cirugía de reemplazo de rodilla, fue realizado por primea vez en el año 1968. Mejoras en los materiales y en las técnicas quirúrgicas desde entonces han incrementado enormemente su eficacia. Mas de 140.000 reemplazos de rodilla son realizados cada año en los EE.UU.

Si usted recién ha comenzado a explotar alternativas terapéuticas o ha decidido con su cirujano ortopédico someterse a la cirugía de reemplazo, este folleto le ayudara a comprender mas acerca de este valioso procedimiento.


 

 

¿Cómo trabaja normalmente su rodilla?

La rodilla es la articulación mas grande del cuerpo humano, y del funcionamiento normal de la misma, dependerá poder realizar actividades cotidianas diarias. La misma esta formada por el extremo inferior del fémur o hueso del muslo y el extremo superior de la tibia o hueso de la pierna así como por la rotula la cual se desliza sobre un surco ubicado en el fémur. Grandes ligamentos se insertan en estos huesos para proveer a la articulación de suficiente estabilidad. Los grandes músculos del muslo le proporcionan su fortaleza.

Las superficies articulares, donde estos tres huesos se tocan, están cubiertas por una sustancia lisa y acolchada que le permite a los huesos moverse fácilmente denominada cartílago articular.

Todas las superficies restantes de la rodilla están cubiertas por una capa de tejido delgado y liso llamado membrana sinovial. Esta membrana segrega un liquido especial que lubrica la rodilla, el cual reduce significativamente la fricción entre las superficies.

Normalmente, todos estos componentes trabajan en armonía, pero la enfermedad o los traumatismos pueden romper esta armonía teniendo por resultado la aparición del dolor, debilidad muscular y disminución de la función articular.



Causas Comunes de dolor en la rodilla y perdida de la función articular

La causa mas común de dolor crónico e incapacidad en la rodilla es la artritis. La Osteoartritis, la artritis reumatoide y la artritis traumática son la formas mas comunes.

La osteoartritis usualmente ocurre después de los 50 años, y a menudo en una persona con historia familiar de artritis. El cartílago que amortigua los huesos de la rodilla se reblandece y se desgasta. Los huesos se frotan uno contra el otro produciéndose dolor y rigidez.

La artritis reumatoide es una enfermedad en la cual la membrana sinovial se engruesa e inflama, produciéndose mucho liquido senovial, el cual llena por completo el espacio articular. Esta inflamación crónica puede dañar el cartílago y eventualmente causar la perdida del mismo, produciéndose dolor y rigidez.

La artritis traumática puede ser el resultado de una lesión seria en la rodilla. Una fractura o lesión de sus ligamentos pueden dañar el cartílago articular y con el transcurrir del tiempo producirse dolor y limitación de la función articular.



¿Es para usted el reemplazo total de rodilla?

La decisión de someterse a un reemplazo total de rodilla debe hacerse entre usted, su familia, su medico y su cirujano ortopédico. Su medico de cabecera podría en algún momento referirlo a un cirujano ortopédico para una evaluación, y determinar así si usted pudiese o no beneficiarse con este tipo de intervención.

Las razones por las cuales usted puede beneficiarse de una cirugía de reemplazo de rodilla comúnmente incluyen:

  • Dolor severo que limita sus actividades cotidianas diarias, tales como caminar, subir y bajar escaleras y sentarse e incorporarse de una silla. Usted puede encontrar dificultad en caminar varias cuadras sin sentir dolor importante y puede necesitar también el uso de un bastón o andadera.
  • Dolor moderado o severo en reposo ya sea de día o de noche.
  • Inflamación crónica e hinchazón de la rodilla que no mejora con el reposo o los medicamentos.
  • Deformidad de la rodilla-arqueamiento hacia adentro o hacia fuera.
  • Rigidez de la rodilla-incapacidad para flexionarla o estirarla.
  • Imposibilidad o fracaso en lograr mejoría del dolor con los analgésicos y antiflamatorios. Estos medicamentos incluyen aspirina e ibuprofeno, los cuales son efectivos en etapas tempranas de la artritis. Su efectividad varia considerablemente de una persona a otra. Estos medicamentos pueden ser poco efectivos en casos de artritis severa.
  • Incapacidad o fracaso en obtener mejoría con otras alternativas terapéuticas tales como inyecciones de cortisona, fisioterapia u otros tipos de cirugías.

La mayoría de los pacientes que se someten a un reemplazo total de rodilla tienen edades comprendidas entre 60 y 80 años, pero el cirujano ortopédico evaluara a cada paciente individualmente. Las recomendaciones para la cirugía están basadas en el dolor y la incapacidad y no en la edad.

Pacientes tan jóvenes como de 16 años y mayores de 90 años son sometidos exitosamente a la cirugía de reemplazo.

La evaluación ortopédica consiste de varios componentes:

  • Una historia medica en la cual su cirujano ortopédico reúne información acerca de su estado general de salud y le hace preguntas sobre las características del dolor y su capacidad funcional.
  • Un examen físico que evalúa la movilidad, estabilidad y fortaleza de su rodilla, así como la alineación de sus piernas.
  • Una radiografía para determinar la extensión del daño y la deformidad de su rodilla.
  • Ocasionalmente pueden necesitarse exámenes de sangre, una RMN o un gammagrama óseo para determinar las condiciones del hueso y de los tejidos blandos de su rodilla. Su cirujano revisara los resultados con usted y discutirá si la cirugía de reemplazo pudiese ser el mejor método para aliviar el dolor y mejorar la función de su rodilla. Otras opciones terapéuticas incluyendo medicamentos, inyecciones, fisioterapia u otros tipos de cirugía, también serán discutidas y consideradas.


Su cirujano ortopédico también le explicara los riesgos potenciales y las complicaciones del reemplazo total de rodilla, incluyendo aquellos relacionados con la cirugía propiamente dicha y aquellos que puedan ocurrir tiempo después de la misma.


EXPECTATIVAS REALISTAS DE LA CIRUGÍA DE REEMPLAZO

Un factor importante en la decisión de someterse a una cirugía de reemplazo es lo que puede o no puede hacer este procedimiento.

Mas del 90% de las personas que se someten a este tipo de cirugía experimentan una dramática reducción del dolor en su rodilla y una mejoría significativa en la capacidad para realizar actividades comunes de la vida diaria. Pero la cirugía de reemplazo no lo hará un súper atleta o le permitirá hacer mas de lo que usted hacia antes de desarrollar la artritis.

Después de la cirugía a usted se le aconsejara evitar algunos tipos de actividad para el resto de su vida, incluyendo el trote y deportes de alto impacto.

Con el uso y la actividad normal, todo reemplazo de rodilla desarrolla algo de desgaste en su almohadin de plástico. La actividad o peso excesivo pueden acelerar este desgaste y causar un aflojamiento del reemplazo, así como dolor en su rodilla.

Con la modificación adecuada de la actividad el reemplazo puede durar muchos años.



PREPARACIÓN PARA LA CIRUGÍA

  1. Evaluación Medica: Si usted decide realizarse una cirugía de este tipo, su medico internista de seguro le practicara un examen físico completo semanas antes de la intervención para evaluar su estado de salud y descartar cualquier condición que pudiera interferir con la cirugía.
  2. Exámenes: Algunos exámenes, tales como exámenes de sangre, pueden ser necesarios para ayudar a su cirujano a planear la cirugía.
  3. Preparación de su piel y de su extremidad: Su rodilla y su pierna no deben presentar ningún tipo de infección o irritación. Su extremidad inferior tampoco deberá presentar ningún cuadro inflamatorio crónico. Contacte a su cirujano ortopédico antes de la intervención si presenta cualquiera de estos cuadros.
  4. Donación de sangre: A usted puede recomendársele donar su propia sangre antes de la cirugía. Esta será almacenada en el caso de que usted la necesitara después de la intervención.
  5. Medicamentos: Infórmele a su medico ortopédico acerca de la medicación que esta tomando. El o ella le dirá cual deberá interrumpir y cuales podrá seguir tomando.
  6. Evaluación Odontológica: Aunque la incidencia de infección después de la cirugía de reemplazo es muy baja, esta podría producirse si algunas bacterias entran es su torrente sanguíneo. El tratamiento de enfermedades dentarias importantes (incluyendo la extracción y el trabajo periodontal) deberían ser considerados antes de la cirugía.
  7. Planificación social: Piense en que usted será capaz de caminar con muletas o andadera prontamente después de la cirugía. Usted eventualmente necesitara ayuda por varias semanas durante el postoperatorio con tareas tales como cocinar, ir de compras, bañarse, y lavar. Si usted vive solo, su cirujano, un trabajador social o programa de egreso en el hospital o clínica puede ayudarlo a hacer arreglos para tener a una persona que lo asista en su casa. Ellos también podrías orientarlo si fuese necesario y conveniente el ingreso a una casa hogar especializada en estos casos.
  8. Planificación en el hogar: Algunas sugerencias pueden hacerle sus actividades domesticas mas fáciles durante su recuperación. Considere:
  • Barandas en sus escaleras
  • Una silla estable para su recuperación temprana, con un almohadillo firme ( Altura de 18 a 20 pulgadas), un respaldar firme y un taburete para elevar sus piernas fuertemente.
  • Un banco estable para ducharse o silla para bañarse.
  • Quitar temporalmente todas las alfombras y retirar los cables.
  • Un lugar o espacio temporal para vivir en un solo piso o nivel ya que sibir y bajar escaleras puede hacer mas difícil su recuperación temprana.

LA CIRUGÍA

Usted será admitido muy probablemente el día anterior a al cirugía. Después de su admisión, usted será evaluado por el equipo de anestesia y su medico internista. Los tipos mas comunes de anestesia son la general, en la cual usted permanecerá dormido durante todo la intervención y la raquídea o epidural utilizadas para analgésica(dolor) postoperatoria a través de un catéter. El equipo de anestesia, con su consentimiento, considerara el tipo de anestesia mas conveniente para usted.

El procedimiento, en si mismo, dura aproximadamente 2 horas. Su cirujano ortopédico removerá todo el cartílago y hueso dañado y posicionara las superficies metálicas y de plástico que restauraran la alineación y función de su rodilla.

Muchos tipos diferentes, así como diseños y materiales, son comúnmente utilizados en la cirugía de reemplazo. Casi todos ellos consisten de 3 componentes: el componente femoral (hecho de metal fuerte y altamente pulido), el componente tibial (hecho de plástico duradero y mantenido sobre pulido) y el componente rotuliano (también de plástico).

Después de la cirugía, usted será trasladado a una sala de recuperación donde permanecerá por 1 o 2 horas mientras se recupera de la anestesia y será monitorizado.

Después de despertar será trasladado a su cuarto.

SU ESTADÍA EN EL HOSPITAL

Usted probablemente estará en el hospital por algunos días. Después de la cirugía podrá sentir algo de dolor, pero la medicación que se le suministrara lo hará sentir lo mas confortablemente posible. El caminar y la movilidad de la rodilla son importantes en su recuperación y comenzaran inmediatamente después de la cirugía.

Para evitar la congestión pulmonar deberá respirar profundamente y toser frecuentemente para limpiar sus pulmones.

Su cirujano ortopédico puede indicar medidas para prevenir la trombosis venosa y disminuir el edema. Estas incluyen medias compresivas, mantas inflamables en sus piernas y anticoagulantes.

Para restaurar la movilidad de sus rodillas y piernas, su cirujano puede utilizar un soporte mecánico que mueva lentamente las mismas mientras usted se encuentre en cama. Este aparato se llama CPM (Movimiento Pasivo Continuo) y tiene como función disminuir el edema mientras eleva sus piernas y mejorar la circulación venosa.

El movimiento del pie y del tobillo es estimulado inmediatamente después de la cirugía para aumentar el flujo sanguíneo y prevenir la formación de coágulos venosos y edema. La mayoría de los pacientes comienzan a ejercitar su rodilla el día después de la cirugía. Un fisioterapeuta le enseñara a reestablecer los movimientos de la rodilla para que pueda caminar y realizar otras actividades normales de la vida diaria prontamente.

La tasa de complicaciones que siguen a un reemplazo total de su rodilla es baja. Las complicaciones serias, tales como la infección, se producen en menos del 2% de los pacientes. Las complicaciones medicas mayores, tales como el infarto del miocardio o el accidente cerebro vascular (Hemiplejia) ocurren menos frecuentemente. Las enfermedades crónicas de base, por supuesto, incrementan el potencial para desarrollar estas complicaciones. Aunque infrecuente, cuando se presentan pueden prolongar o limitar su recuperación.

La formación de coágulos sanguíneos en las venas de los miembros inferiores e la complicación mas común de la cirugía de reemplazo de rodilla. Su cirujano ortopédico le prescribirá un programa de prevención, el cual puede incluir la elevación periódica de sus extremidades, ejercicios en las piernas para incrementar la circulación, medias antiembolicas y medicación anticoagulante.

Discuta todas sus dudas con su cirujano ortopédico antes de la cirugía.

SU RECUPERACIÓN EN CASA

El éxito de su cirugía también dependerá de cómo usted siga las instrucciones en casa durante las primeras semanas del postoperatorio.

Cuidados de la herida: Usted tendrá puntos de sutura o grapas a todo lo largo de la herida operatoria. Estas serán removidas varias semanas después de la intervención. Evite lavar la herida hasta que la misma haya cerrado y este seca. Un vendaje puede ser colocado sobre la misma para evitar la irritación que la ropa o media puedan causar.

Dieta: Cierta perdida del apetito es común algunas semanas después de la cirugía. Una dieta balanceada, a menudo con suplemento de hierro, es importante para promover una cicatrización apropiada de los tejidos y restaurar la disminución de la hemoglobina por la perdida sanguínea durante el acto quirúrgico.

Actividad: El ejercicio es un componente critico en los cuidados que tiene que tener durante su recuperación en casa las primeras semanas del postoperatorio. Usted debería poder reasumir todas las actividades normales de su vida diaria durante los 3 a 6 primeros meses del postoperatorio. Algún dolor, durante la realización de los ejercicios y en la noche, en común durante algunas semanas.

Su programa de actividades deberá incluir:

• Caminatas de duración variable para incrementar lentamente su movilidad inicialmente en casa y después fuera de ella.

• Ejercicios mas específicos para restaurar movilidad y fortaleza en su rodilla. Usted será capaz probablemente de realizarlos sin ayuda pero la asistencia de un fisioterapeuta será necesaria en muchos casos.

El manejo de vehículos usualmente comienza cuando usted pueda flexionar la rodilla suficientemente de manera que pueda entrar y sentarse confortablemente en el carro, y cuando el control muscular permita una reacción adecuada y a tiempo para frenar y acelerar. La mayoría de los pacientes son capaces de reasumir el manejo de vehículos entre la cuarta y sexta semana del postoperatorio.

EVITANDO PROBLEMAS DESPUÉS DE LA CIRUGÍA

Prevención de coágulos sanguíneos: Siga las instrucciones de su cirujano cuidadosamente para minimizar el riesgo potencial de desarrollar coágulos sanguíneos, los cuales pueden formarse durante las primeras semanas después de la cirugía.

Los signos de alarma son:

• Aumento de dolor en las pantorrillas

• Sensibilidad aumentada o enrojecimiento por encima o por debajo de la rodilla.

• Aumento del edema en su pantorrilla, pie o tobillo

Los signos de alarma de que los coágulos han viajado a sus pulmones son:

• Repentino incremento en su frecuencia respiratoria y acortamiento de la respiración.

• Repentina aparición de dolor en el pecho

• Dolor toráxico acompañado de tos

NOTIFIQUE A SU MEDICO INMEDIATAMENTE SI DESARROLLA ALGUNO DE ESTOS SIGNOS

Prevención de la infección

Las causas mas comunes de infección después de una cirugía de reemplazo total de rodilla son las bacterias capaces de entrar en su torrente sanguíneo durante cualquier procedimiento dentario, del tracto genito-urinario o por cualquier infección de la piel. Estas bacterias pueden alojarse alrededor del reemplazo y producir una infección.

Seguido de la cirugía, usted debería tomar antibióticos antes de cualquier trabajo odontológico o cualquier procedimiento quirúrgico que pueda permitir la entrada de bacterias al torrente sanguíneo.

Los signos de alarma de una posible infección del reemplazo total de rodilla son:

  • Fiebre persistente (mayor de 38,5 C) oral
  • Escalofríos
  • Incremento del enrojecimiento, sensibilidad o edema en la herida operatoria
  • Drenaje a través de la herida operatoria
  • Aumento del dolor en la rodilla con la actividad y el reposo

Evitando caídas: Una caída durante las primeras semanas del postoperatorio puede dañar su nueva rodilla y resultar en una futura intervención. Las escaleras son particularmente peligrosas hasta que su rodilla este fuerte y móvil y usted deberá usar un bastón, muletas, una andadera, barandas o ayudarse con alguien hasta que haya aumentado su balance, flexibilidad y fortaleza. Su cirujano ortopédico y fisioterapeuta le ayudaran a decidir cuales de estos medios de asistencia requerirá después de la cirugía y cuales podrán ser descontinuados seguramente.

¿CÓMO SU NUEVA RODILLA ES DIFERENTE?

Usted puede sentir adormecimiento en la piel alrededor de la herida operatoria. Usted también puede sentir algo de rigidez, particularmente con actividades de flexión excesiva de la rodilla. El incremento de la movilidad de su rodilla es un objetivo de la cirugía de reemplazo, pero la restauración de la movilidad completa es infrecuente. La movilidad del reemplazo dependerá fundamentalmente de la movilidad de su rodilla antes de la cirugía. La mayoría de los pacientes pueden esperar extender completamente la rodilla y flexionarla suficientemente para subir y bajar escaleras así como para entrar y salir de un vehículo. El arrodillarse es a menudo poco confortable, pero no es peligroso o dañino. Ocasionalmente, usted puede sentir un clic por el metal y el plástico del reemplazo con la flexión o el caminar. Estas diferencias a menudo van desapareciendo con el tiempo y la mayoría de los pacientes las comienzan a sentir como insignificantes comparadas con el dolor y la incapacidad que experimentaban antes de la cirugía.

Su nueva rodilla puede activar detectores de metales requeridos para la seguridad de aeropuertos y edificios. Infórmele al agente de seguridad que es portador de un reemplazo si la alarma llegara a activarse.

Después de la cirugía, asegurase también de hacer lo siguiente:

• Participar en programas regulares de ejercicios ligeros para mantener una apropiada movilidad y fortaleza de su nueva rodilla.

• Tomar precauciones especiales para evitar caídas y lesiones. Los pacientes quienes hayan sido sometidos a una cirugía de reemplazo total de rodilla y sufran de una fractura recurrirán una nueva intervención quirúrgica.

• Notificar a su odontólogo que usted es portador de un reemplazo total de su rodilla y debería tomar antibióticos antes de cualquier procedimiento odontológico por el resto de su vida.

• Consultar a su cirujano ortopédico para una evaluación periódica usualmente una vez al año.

Datos del Medico

Dr William Añez Nava
M.S.A.S. 15725
C.M. 7694
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Clinica la Floresta

Consultorio 005, Sotano 2
Miércoles - Viernes de 6:00am a 9:00am (Previa Cita)

Telfs. (0212) 285-1131 286-1996

Central: (0212) 209-6222 EXT. 238/239

Centro Medico Docente La Trinidad

Unidad de Rodilla
Viernes de 2:00pm a 4:00pm (Previa Cita)

Telfs. (0212) 945-9068 949-6278

Central: (0212) 949-6411

Boletines

Scroll Up